entorno El Vivero

8 Reglas y recomendaciones para emplatar como un profesional.



Es difícil negar el viejo dicho de: “La comida entra por los ojos”. La forma en que la comida se presenta se traduce automáticamente en deseo para consumirla. El plating o emplatar, es diseño de los alimentos sobre un plato. Este arte requiere de un equilibrio cuidadoso entre la creatividad, la estrategia y la limpieza. Pero al igual que todos los artistas, cada uno imprime su estilo propio. 

Para que dar rienda a tu creatividad y crear platos increíbles.

Aquí 8 reglas y recomendaciones para emplatar como un profesional. 


1. Elije el plato ideal.


Considera el plato como el lienzo de tu obra y la comida como la pintura. El tamaño, la forma y color del plato, tendrá un impacto directo en la apariencia final. El blanco es una opción popular de color por una razón, crea un alto contraste cuando se empareja con otros colores, lo que significa que la comida será el foco de atracción. 


2. Encuentra un punto focal.


Elije un punto focal para tu plato. Muy a menudo, el punto focal será la proteína, como un filete asado o un pescado al horno. Al centrarse en este elemento, otros elementos del plato como los vegetales o la salsa, jugarán papeles secundarios a la atracción principal. 

3. Visualiza un reloj.

Muchos chefs recomiendan visualizar un reloj para elegir la colocación de los tres elementos básicos de un plato: la proteína, almidón y verduras. Por ejemplo, la proteína debe colocarse a las 2, el almidón a las 10 y las verduras entre las 3 y las 9. Este diseño puede variar dependiendo del estilo de cada artista, pero ayuda a crear una guía sencilla para llenar el espacio del plato. 

4. Crea composiciones de color.


Los colores de los alimentos, son determinantes para resaltar los puntos fuertes de un plato. Por ejemplo, un toque de color proporcionado por una torre de judías verdes, añade un toque fresco al paladar de un rodó de pollo y puré de patatas. Presta atención a los aspectos positivos de una comida al yuxtaponer colores de acento brillante con tonos más neutros. 

5. Juega con las texturas.


La textura del alimento crea una atracción inmediata al ojo, ya sea la piel extra crujiente del pollo asado o una cremosa cucharada de crema o una lluvia de cebollino picado. Asegúrate de mantener tu plato visualmente estimulante emparejando texturas contrastantes entre sí, lo que también crea un contraste al paladar que se presenta en cada bocado. 

6. La Limpieza cuenta.


Mantén tu lienzo limpio. Quita gotitas de salsa o migas que se han quedado al servir. Dejar este tipo de descuidos puede distraer el punto focal y crear un aspecto menos pulido del plato.  

7. Diseña y adorna con propósito.


Todos los adornos en un plato deben de tener un propósito y ser comestibles. No decorar con un alimento que no esté incluido en la receta. Por ejemplo, un solomillo al romero se puede adornar con romero fresco picado, en lugar de ramitas de perejil, que aunque comestibles, no tienen cohesión en el plato. 

8. No todos los alimentos son atractivos.


Muchos alimentos son visiblemente estimulantes, mientras que otros no (hummus, alubias negras, stroganoff de ternera, cocidos, etc.) Aprovecha al máximo resaltando los colores y texturas de cada uno de los elementos del plato. Si todo falla, recurre a una guarnición comestible relevante y atractiva para distraer la naturaleza monocromática de los alimentos menos estimulantes visualmente. 
ESPACIOS
GASTRONOMIA
COPAS Y COCTELES
ACTIVIDADES Y FIESTAS
EVENTOS
BEACH
SERVICIOS A BARCOS
GALERIA